Make your own free website on Tripod.com
Home
La Historia
La Banda
La Galeria
La Discografía
Reconocimientos
Descargas
Temas De Interés
Formación De Grupo
Reflexiones
Santa Cecilia
Enlaces
Libro De Visitas
Contacto

Tema 4: Las Personas...

1.- LA ASAMBLEA

El signo fundamental y básico de la Liturgia es la asamblea, es decir, la reunión de los cristianos, que a pesar de sus diferencias, se encuentran unidos por la fe.

La asamblea está llamada por Dios para formar un solo Cuerpo, que es la Iglesia, y por tanto, Él está presente en ella.


2.- EL PRESIDENTE

La presidencia es el principal ministerio de la comunidad. El presidente es, ante todo, un misionero; es el hombre que a través de la Palabra, la oración y del sacramento, ofrece su servicio a la comunidad. Es el sacerdote, y por ser el guía espiritual de una comunidad, debe dar el principal testimonio de vida.


3.- LOS MINISTROS

En la comunidad litúrgica hay servicios que son llamados ministerios. Estos servicios serán definidos a partir de las necesidades efectivas de la comunidad.

Según la capacidad y disponibilidad de los miembros, se tendrá en cuenta su preparación, competencia, carismas, y valor significativo que puedan tener en la comunidad; por ejemplo, si una persona es hábil para ejercer un ministerio, pero tiene una vida escandalosa, sería un antisigno.

Los principales ministerios son:

a) La acogida

De esto se encarga el llamado monitor, que cumple con la función de integrar a la comunidad con diferentes características, darles la bienvenida, hacerlos sentir parte del grupo y ocupar su lugar. Concientiza al pueblo para que su participación en la celebración sea plena.

b) La proclamación de la Palabra

La Palabra de Dios es la que reúne y convoca al pueblo. De proclamarla se encargan ministros competentes como los lectores y el monitor.

c) El canto

Es una forma muy importante de creación y expresión del sentido de comunidad. Para ello se requiere del salmista, cantores y/o coro.

d) Llevar las ofrendas

Las ofrendas son depositadas en un lugar especial, o son recogidas de entre la asamblea en un momento oportuno. De llevarlas al altar se encargan los recolectores.

e) Servicio de la mesa eucarística

En el centro de la celebración eucarística es necesario el acólito, en relación a las ofrendas eucarísticas y al altar.

Es muy importante que cada comunidad tenga un grupo de ministros litúrgicos bien preparados. El pastor es quien debe poner especial énfasis para infundar responsabilidad y un ambiente de eclesialidad, así como animar este servicio por un rico sentido de fe y caridad.

Volver
Volver

Un Canto De Adoración, Nuestra Ofrenda Por Tu Amor...