Make your own free website on Tripod.com
Blog Tools
Edit your Blog
Build a Blog
View Profile
Open Community
Post to this Blog
« September 2017 »
S M T W T F S
1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
You are not logged in. Log in
Entries by Topic
All topics
Bienvenidos
Jovenes  «
Hosted
Tripod Home
Enlaces
Chirospace
Servicios
WLMail
Jaris El Blog
Monday, 8 August 2011
Las redes sociales hacen perder el pudor
Topic: Jovenes

Camino D., de 44 años, acaba de descubrir que su vida está en internet a la vista de los 353 amigos de su hija mayor, de 14 años. En la red aparecen varias fotografías etiquetadas como Mi familia: ella en bañador, junto a su hija pequeña (8) y su marido (47) en la playa de Santander. Otra imagen de Camino con sus padres y hermanas. En la siguiente, con el traje recién comprado para asistir a una boda. También el pastor alemán que adoptaron hace ahora cuatro años. Y, para que no falte ningún detalle, el chalet en el que viven y detalles del interior, como su título de licenciada y otros objetos que dejan bien claro que su marido pertenece a algún cuerpo de las fuerzas armadas… Y, por supuesto, centenares de imágenes de la primogénita. “Nuestra vida está a la vista de todos. Pero lo peor de todo es que se lo digo y en sus ojos veo que no entiende nada. No comprende mi indignación por ver de qué manera ha vulnerado nuestra intimidad”, indica Camino.


Y es verdad que la adolescente no entiende el enfado de su madre, como tampoco lo entienden sus compañeros de clase. ¿De qué habla? Para ella, colgar fotos en la red no invade ninguna intimidad, como tampoco lo es contar qué hace, qué compra o con quién va…¿Por qué? Según los expertos, estos jóvenes tienen un concepto de la intimidad completamente distinto al de generaciones anteriores. Los nativos digitales crecen en “la aceptación de la pérdida de anonimato e intimidad, que a nosotros nos parece esencial, quizá por eso se muestran sin pudor en las redes sociales”, señalan Susana Méndez, psicóloga y directora de la Fundación GE Social, y Elena Rodríguez, miembro del equipo de Sociológica Tres, en el estudio Adolescentes digitales del Instituto de la Juventud (Injuve).


Los expertos insisten en que el concepto de lo privado, de lo íntimo, se ha ido transformando. Se trata de un fenómeno prácticamente universal entre los más jóvenes, tan extendido como el uso de determinadas herramientas de la red. Según el estudio del Foro de Generaciones Interactivas y la Fundación Telefónica Menores y redes sociales, el 71% de los chicos y chicas de 10 a 18 años tiene un perfil o varios. A partir de los 14, el uso de redes sociales como Facebook y Tuenti supera el 80% y alcanza su cota máxima de uso (85%) justo antes de la mayoría de edad.


Roger Martínez, sociólogo y profesor de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), recuerda que la intimidad, lo secreto, es un concepto burgués relativamente reciente. En la actualidad se da una confusión entre lo público y lo privado, de lo que ya se comenzó a hablar en los años ochenta, explica Martínez, mientras define lo íntimo como “aquello que no queremos que sepan los demás”. “Los chicos tienen relativo cuidado con lo que ponen en las redes sociales, pero cuando cuentas con medio millar de contactos resulta complicado controlarlo del todo. Aunque vivimos una mayor exhibición de lo íntimo, los jóvenes y adolescentes dicen que tienen muy clara la separación entre lo que cuelgan en la red (fotos, comentarios) y lo que charlan con sus amigos. Creo que se trata de una expresión más emocional, de dejar un registro (de lo que pasa, de lo que están viviendo). Además, están convencidos de que no pasa nada por mostrar unas fotos tuyas. El control de la intimidad tiene menos valor que años atrás”.


Y no es sólo internet, apuntan los especialistas. A través de los teléfonos inteligentes como la BlackBerry y programas como WhatsApp, los adolescentes intercambian un volumen enorme de mensajes, fotos, vídeos con sus contactos. “Sobre todo a estas edades, hay que entenderlo como una forma de estar juntos, de mantener la conexión con tu grupo de iguales, de tener un contacto continuo”, concluye Roger Martínez.


El profesor del IE Business School y experto en tecnología Enrique Dans ejemplifica el choque generacional que provoca la transformación del concepto de lo íntimo, lo privado. “Le insisto a mi hija para que cuelgue sus fotos en cerrado, no en abierto. No les preocupa aparecer en bikini. En general, los internautas más jóvenes no están preocupados por exhibirse. La red es una prolongación constante y permanente de su vida social. Sienten la necesidad de alimentar la conexión. Compartir contribuye a alimentar su imagen”.


Hasta ahora, explica Dans, “se ha valorado la privacidad, la posibilidad de perderla nos resulta incómoda. Para nuestros hijos, no existe. Es más, tiene una connotación negativa. No mostrarte en internet resulta sospechoso:’¿Por qué no estará en internet?’, se preguntan. Se trata de una generación que no pretende compartirlo todo, pero sí que prima poder ser encontrados en la red. Es una cuestión de proximidad”.


Por su parte, Méndez y Rodríguez hacen hincapié en los cambios sociales y de conceptos sufridos con el desarrollo de la tecnología y en cómo ha aumentado el control de las personas que la utilizan –sean mayores o jóvenes–, hasta puntos antes impensables. “Vamos dejando rastro como nunca de nuestros movimientos (en compras, teléfonos, navegación…). La aldea global está más controlada que nunca, en una especie de contradicción entre la libertad de movimiento y la pérdida de la intimidad”, señalan. Sin embargo, las críticas hacia esa pérdida de anonimato proceden mayoritariamente de las personas que utilizan poco las nuevas tecnologías. El resto parece haberse amoldado a las nuevas circunstancias y valorar las ventajas que aporta, sobre todo los menores. De hecho, para los jóvenes, internet y, más en concreto, las redes sociales representan libertad y cercanía.


Importa pues la escala de valores que se aplica y, de la mano, la percepción del riesgo de cada uno. En Menores y redes sociales, realizado por Xavier Bringué y Charo Sádaba, se detalla la falta de prevención de jóvenes y adolescentes a la hora de mostrar información personal en la red: uno de cada cuatro chicos y chicas de 10 a 16 años que tienen más de un perfil en internet considera que puede “poner cualquier foto o vídeo” suyo. Mientras, una encuesta reciente de la Fundación Solventia refleja que sólo el 1,7% de los adolescentes de 14 a 16 años asegura no ser consciente de que lo que cuelga en la red puede ser visto por otros usuarios.


El sociólogo Francesc Núñez y el filósofo Pau Alsina han colaborado en la reciente exposición Extimidad: arte y tecnología, en el Museu d’Art Modern i Contemporani de Palma de Mallorca. A través de sus textos, apuntan que la espectacularización de lo íntimo lleva años forjándose, por ejemplo, mediante programas de televisión como los reality show o del avance de la prensa del corazón. Sin embargo, destacan que con las nuevas tecnologías como internet se ha ahondado en el proceso: “Las TIC permiten una enorme reflexividad, que convierte al yo en algo que se puede dimensionar fácilmente y presentar en los espacios públicos”.


Para abordar estos cambios, Enrique Dans se remite a Mark Zuckerberg, fundador de Facebook: “Zuckerberg piensa que la privacidad es un accidente histórico. Mientras se vivió en pequeños núcleos no existía, todo el mundo lo sabía prácticamente todo del otro. En las grandes ciudades, ya no eres capaz de abarcar todo lo que pasa a tu alrededor. Ahora, la tecnología amplía nuestro ancho de banda mental y, si sientes curiosidad por los nuevos vecinos, en la red puedes ver sus fotos y saber cuántos hijos tienen o, en ocasiones, hasta si se emborracharon hace unos días”.


Sin embargo, el profesor del IE se muestra optimista sobre cómo afrontar los cambios, ya que considera que a mayor utilización de estas herramientas, habrá menos coladeros indeseados de información y mayor control de la capacidad de privacidad. ¿Qué pueden hacer los padres? Dans defiende que hay que explicar a los críos a qué se exponen (pornografía, mal uso de la información), pero reclama un esfuerzo de los progenitores. “Es necesario tener más cultura del medio. No se puede asumir que los hijos saben más de tecnología. No hay padres ignorantes sino desinteresados”. En esta línea se ha manifestado reiteradamente el sociólogo Javier Elzo, que ha analizado la relación entre los jóvenes y la tecnología. Elzo considera imprescindible impulsar iniciativas de concienciación y educación. Expertos en redes sociales reunidos esta semana en Madrid, entre ellos el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Lucas Murillo de la Cueva, abogan por “normalizar la cultura de la protección de datos entre los jóvenes”.

Fuente: Catholic.Net


Posted by Jaris at 7:40 PM CDT
Updated: Monday, 8 August 2011 7:56 PM CDT
Share This Post Share This Post
Post Comment | Permalink
Sunday, 16 August 2009
Historia de unas manos
Topic: Jovenes

Me contaron hace unos días la historia de un niño sincero y atrevido. Un buen día Oscar, en un arrebato de honestidad le dijo a su madre: "Mamá, eres hermosa...". La madre no pudo menos que enternecerse y sonreír dulcemente. Pero el hijo, pasados unos segundos, añadió: "pero tus manos son tan feas..."

Pocos días después Oscar conocería la historia de esas manos: Hace tiempo dormía profundamente un niño. De pronto se encendió el mosquitero de la cuna y las llamas amenazaron la vida del bebé. La sirvienta corrió despavorida, mas la madre heroica y decidida, dominó el fuego a manotazos, salvando de las llamas a su hijo. Y sus manos del color de armiño quedaron sin piedad carbonizadas. Cuando al final las vendas le quitaron, sus manos por el fuego deformadas le quedaron.

El pequeño escuchaba a su padre sin pestañear. Cuando terminó el relato, Oscar, con lágrimas en los ojos, corrió hacia su madre, y le dijo entre sollozos: "No hay manos cual las tuyas en el mundo, madre".

¿Cuántas historias semejantes permanecen ocultas? Sin embargo nunca faltarán niños o adultos atrevidos, sin pelos en la lengua. Por ello cada día leemos o escuchamos comentarios y críticas de todos los gustos y colores. Detestamos las manos feas, o el comportamiento de fulanito o menganita.

Oscar nunca más se quejará antes de conocer los motivos de tal o cual acontecimiento. Esta pequeña historia podría enseñarnos a desterrar de nuestra vida el famoso: piensa mal y acertarás.

¡Con cuánta facilidad se derrama por doquier el veneno de la difamación y calumnia! Y en muchas ocasiones sin fundamento o seguridad alguna. Después llegan los lloriqueos, las quejas y excusas: yo pensaba, había leído, me parecía que.... Pero ya es tarde. El veneno mortal de la crítica ha corroído y destruido la fama del prójimo. Todos le apuntan con el dedo. Le cierran el paso o le desprecian.

Ojalá se agradeciera y premiara con más frecuencia a tantos y tantos héroes desconocidos como la madre de Oscar. La historia suele dejar en el tintero a estos héroes. ¡Cuántas sorpresas nos llevaríamos! Se descubrirían las hazañas y méritos de muchas personas que han sido blanco continuo de nuestras críticas.

Te encontrarías en el índice de ese libro: mamás que se desviven por sus hijos por puro amor desinteresado, sin recibir nada a cambio; políticos, soldados, misioneros, amigos y enemigos. Algún día no muy lejano todos ellos recibirán su recompensa.

 

Fuente: Catholic.Net


Posted by Jaris at 5:51 PM CDT
Share This Post Share This Post
Post Comment | Permalink
Friday, 24 July 2009
Relaciones intimas en el noviazgo
Now Playing: Amame y no me uses
Topic: Jovenes

No me digáis que estas frases del Quijote no nos vienen como anillo al dedo. Leedlas, pero sin pensar en Fulanito ni en Menganita.

"Sucedió, pues, que, como el amor en los mozos, por la mayor parte no lo es, sino apetito, el cual, como tiene por último fin el deleite, en llegando a alcanzarle se acaba, y ha de volver atrás aquello que parecía amor, porque no puede pasar adelante del término que le puso naturaleza, el cual término no le puso a lo que es verdadero amor".

Cervantes, recordémoslo bien, no era ciego y el hombre es el mismo en cualquier época. En otras palabras: eso de golfear ya se estilaba desde el Siglo de Oro y desde siglos atrás. Lo que el Manco de Lepanto nos enseña en su castellano antiguo y perfecto es algo obvio.

¿Has captado ya la moraleja? A mí me parece que una cosa es el amor y otra muy diferente, el placer. Y que nuestro trato, especialmente con el sexo opuesto, debe orientarse con la brújula del amor.

He reflexionado sobre el tabú del sexo. Eso que nos suscita tanto pudor y de lo que solemos hablar entre amigos. Pienso en mi matrimonio y en el de tantos otros. Si esos actos matrimoniales que traen la vida se realizan únicamente por el placer que se experimenta, se acuchilla el amor. Desde ese momento habremos dejado de ser personas para convertirnos en cosas, robots teledirigidos por nuestros apetitos.

El placer, el deleite, el apetito son muy subjetivos. El amor los incluye, no los desprecia, pero va más allá. Atraviesa el portón del propio yo y se da a los demás. No puede estancarse.

La puerta del amor se abre hacia afuera, siempre hacia los demás, y se llama felicidad. En cambio, la del placer se cierra con el candado del egoísmo. El amor dura. El placer se acaba. El placer no es más que un efecto, un producto secundario. Una especie de barniz que acompaña las acciones de los hombres y se diluye como la nieve en verano.

El placer sigue, no se persigue. El placer acompaña al amor, pero no es el amor. El placer no es un señor, sino parte del séquito. O si quieres, en lenguaje más taurino: el amor es el diestro y el placer, uno de la cuadrilla.

El placer es una paloma que remonta el vuelo al sentirse apresada. Sólo planea verdaderamente en los vientos del amor.

Recuérdalo siempre: cuando se persigue denodadamente el placer por el placer, desaparace porque le falta su fundamento: el amor.


Posted by Jaris at 9:25 PM CDT
Share This Post Share This Post
Post Comment | Permalink
Monday, 20 July 2009
Matrimonio o union libre?
Topic: Jovenes
 
En el transcurso de un fin de semana de reflexión sobre el amor, chicos y chicas de varios centros, han mantenido un debate con los mayores.
 
¿Matrimonio o unión libre?
¿Matrimonio o unión libre?


En el transcurso de un fin de semana de reflexión sobre el amor, chicos y chicas de varios centros, han mantenido un debate con los mayores.


El problema del matrimonio y de la unión libre ha sido el motivo del encuentro. Cada uno se ha expresado abiertamente, aunque no todos tenían la misma visión sobre el tema. Hubo momentos en los que el debate era vivo. Las razones y las situaciones parecían diversas.

Intentar conjuntamente ver lo que ocurre, comprender las reacciones de alguien que vibra y siente las cosas de modo diferentes, descubrir otros puntos de vista, buscar las razones de tal o cual comportamiento, los valores y los riesgos de elección personales, ¿no es un esfuerzo que merece la pena?

No veo por qué el matrimonio con alguien a quien se ama puede ser embarazoso, una represión. Es más bien una liberación y la fidelidad que se promete ayude a liberarse de todo lo que impediría amar al otro/a siempre mejor y más intensamente.

El problema es que no se quiere renunciar siempre a pequeñas infidelidades, concesiones en los gustos personales, etc; se detiene en el hecho de que se renuncia, y por tanto se aliena- como se dice ordinariamente- pero la verdad es que se trata como un corredor que deja aparte muchas cosas que le proporcionarían placer, pero le impedirían tener éxito en su carrera, consagrándose plenamente a ella.

Me doy cuenta de que la aventura del matrimonio merece la pena entregarse a él en todo tiempo y por completo.

Creo que la unión libre es la peor de las dificultades. Tengo pocos años, puedo cambiar de opinión, pero me parece que si es para muchos un medio para rebelarse contra la sociedad, contra las presiones, también puede suceder con el rechazo de responsabilidades que comprometen verdaderamente a uno con relación a la otra o viceversa. Solamente se quiere la libertad de elegir.

Contrariamente a ciertas amigas, no estoy de acuerdo con ellas en lo de la unión libre. Aunque parezca retrógrado, mi opinión es firme. Es lo que pienso cuando veo lo que ocurre a mi derredor. En la unión libre no hay ningún lazo que una realmente al hombre y a la mujer. Desde el momento y hora en que no están motivados para vivir juntos, apenas la rutina hace presa en sus vidas, se dicen adiós.

Una de las grandes razones que dan muchos para vivir juntos sin estar casados, es para conocerse mejor.

Pero,¿qué impide- antes de tomar la opción por el matrimonio-, buscar conocerse un poco mejor y sobre todo comprenderse? Es difícil llegar a conocer perfectamente a alguien a quien se ama. No es una verdadera razón para no casarse.

Para otros, la opinión es de que el ciclo del matrimonio perpetuo, duradero e intocable se ha terminado ya. Vivir juntos de mutuo acuerdo es mucho mejor que vivir casados, protegidos y con papeles.

No, no y no- dicen muchos jóvenes-, la unión libre no es ausencia de sentimientos como se juzga a veces. A nuestra edad, necesitamos afecto y ternura, de compartir lo mejor que poseemos.

El futuro no sabemos cómo se presentará. Lo que nos importa es vivir el amor. Lo que nos interesa es que seamos los dos sinceros en el papel que representamos. Viviremos el instante. Y si llega el día en que nos cansamos, nos diremos adiós y quedaremos como amigos. ¡Y basta!

No queremos papeles, ni disposiciones. Nos gusta la aventura. Y mientras dure, no nos haremos problemas ninguno de los dos.

Esta es la opinión que se respira en ciertos ambientes y que, desgraciadamente, su incidencia en la sociedad no está siendo una buena garantía de convivencia para las parejas sentimentales. Al menos por lo que se, se escucha y se oye.

Fuente: Catholic.Net


Posted by Jaris at 4:22 PM CDT
Updated: Monday, 20 July 2009 4:26 PM CDT
Share This Post Share This Post
Post Comment | Permalink
Thursday, 28 February 2008
Cuanto me quiero!
Now Playing: Enamoramiento
Topic: Jovenes

Ir de novios es toda una escuela, aunque empiece en la entrada de una discoteca

La historia que voy a contar también te pudo ocurrir a ti. Sucedió en una de tantas escaleras que hay en los pisos de nuestras ciudades. Llegó Roberto y llamó a la puerta de la casa de su novia.

—¿Quién es? —preguntó una voz femenina.

—Soy yo

Pero nadie abrió a Roberto que, un poco enfadado, volvió a insistir:

—Soy yo, Roberto. ¿Me vas a abrir?

Tampoco se movió la puerta tras el segundo intento. El joven soltó una patada y se fue. Al día siguiente, más calmado, regresó a la misma escalera del mismo piso y recibió más de lo mismo. ¿Por qué no le abría? Repitió una y otra vez hasta que cambió la respuesta:

—¿Quién es?

—Soy tú

Ir de novios es toda una escuela, aunque empiece en la entrada de una discoteca. Los protagonistas son dos: un “yo” y un “tú”. Podemos afimar que toda relación tiene origen en un sentimiento de atracción. Puede atraer lo físico (los ojos, el pelo, etc.) o algo más “espiritual”, como la simpatía o algún otro valor humano. ¿Y luego? Luego el “yo” busca ser correspondido, quiere llamar la atención del “tú”. Hay todo un lenguaje para eso. El otro también puede sentir una atracción hacia el “yo” primero, ya sea porque también encuentra un atractivo o porque le gusta que le quieran.

Me parece que podemos pasar al siguiente capítulo, que titularemos: “Vamos a salir juntos”. A unos les gusta hacerlo a escondidas, por lo que añade de emoción. Otros lo publican en la prensa o en las paredes más visibles de la ciudad. “Romina, ti amo” dice con grandes letras una de las calles de Roma. ¿Y ahora qué? Ahora empieza la gran aventura para dos jóvenes, la de conocerse. Al principio suele ir todo bien. Es importante conocer bien al “tú”, en su grandeza y en sus defectillos, que los tendrá, porque el “tú ideal” no existe ni en los cuentos.

A continuación llega la parte más difícil, donde se juega el futuro de esa relación. Pasar del “yo” al “tú”, como en la historia del principio. Se trata de dejar al margen las emociones o sentimientos que me produce el “tú” y mirar hacia la felicidad del otro. Decía que es lo más difícil porque muchos van adelante por el provecho que sacan, no por el auténtico amor hacia la otra persona. Todos esos jóvenes están disfrazando el amor, porque en realidad tendrían que decir: ¡Cuánto me quiero!.

Los obstáculos del amor de pareja son muchos. Hay quienes “salen” para quedar bien ante el grupo de amigos. A otros les mueve el placer o la excitación que les provoca la otra persona. Son peligros reales, que hay que afrontar.

El amor se compra, se vende, se disfraza, se usa, se tira, se juguetea con él. ¿Dónde está el auténtico amor?


Posted by Jaris at 12:31 PM CST
Updated: Thursday, 28 February 2008 12:34 PM CST
Share This Post Share This Post
Post Comment | Permalink
Wednesday, 27 February 2008
La Flor Del Amor
Now Playing: Enamoramiento
Topic: Jovenes

El amor verdadero no es fácil: no valen unas palabras románticas y un puñado de promesas.

Un período pasajero pero vital para todo joven. Años en los que caen en el jardín de tu juventud muchos entusiasmos, proyectos, anhelos y sueños. Y como fruto de esas semillas surge la flor del amor. ¡Qué bonito!

Parece fácil cultivar esa flor, pero si contemplas hoy el inmenso jardín del mundo, de nuestra sociedad humana, encontrarás muchas flores marchitas, truncadas, muertas. ¡Qué lástima! Hablo de matrimonios separados y, a veces, rotos. Amores que han fracasado. ¿Por qué?

Aunque parezca extraño, el amor verdadero no es fácil. No valen unas palabras románticas y un puñado de promesas. Sé prudente, no construyas sobre tierra movediza, sobre sentimientos y emociones. Hoy sí, mañana no...

Durante el noviazgo te juegas tu propio futuro. No puedes tomarte las cosas a la ligera. Si te falla el amor, puedes arruinar tu vida. Y hay casos, desgraciadamente. Por eso, deberías tomar el noviazgo y todo lo que le concierne con cierta seriedad, como una escuela de amor -así lo ha escrito alguno-. Durante este tiempo te aconsejo que aprendas a amar, a dedicarte al otro u otra a costa de los mil y un sacrificios que esto comporte.

No te conformes con el amor barato. Ese amor es una estafa y tarde o temprano, te llevarás un gran chasco. Será difícil quitarte luego el mal sabor de boca y de alma. Experimentarás el vacío y la insatisfacción. Por favor, no cometas el error de reducir el amor al plano meramente físico. El amor es mucho más rico. Comprende sentimientos, emociones, inteligencia y voluntad. Un amor que abarca toda tu persona, no sólo tu cuerpo.

Si te quedas sólo con los sentimientos, te deseo una buena aventura, pues volarás como las hojas a merced del viento desde la cima de una preciosa montaña hasta el charco más sucio y frío.

Te doy algunos consejillos. Trata de conocer a quien amas. Este paso requiere tiempo. Si vas demasiado rápido te vas a estrellar. Cuando menos te lo esperes te chocarás con un árbol, con alguna sorpresa ingrata y a ver si sales ileso.

El segundo paso es para gigantes del amor. Para auténticos enamorados. Aceptarse y donarse al otro. No corras el riesgo de fundar tu amor, por ello, en la arena de los sentimientos y emociones. Pon en juego también tu inteligencia para conocer al otro y tu voluntad para donarte a él, pase lo que pase. Si construyes sobre arena, tu amor no resistirá ni un minúsculo y raquítico vientecillo, ni mucho menos, un huracán. )Y quién te dice que no vendrán?

No olvides que en esto te juegas tu felicidad. Que tu matrimonio no sea un sueño, una historia de amor entre el príncipe y la doncella más guapa del mundo. Pon los pies sobre la tierra no sea que te duela mucho la caída. Hay que conocer a fondo al otro para asegurar así la futura armonía, el éxito. Y un medio eficacísimo es el diálogo maduro.

La clave es vivir el noviazgo con los ojos puestos en el futuro, la familia, los hijos.

Fuente: Catholic.Net


Posted by Jaris at 1:13 PM CST
Share This Post Share This Post
Post Comment | Permalink

Newer | Latest | Older